You are here
Home > Análisis y Opinión > Ilusiones maltratadas

Ilusiones maltratadas

La última vez había sido el 18 de Julio en la derrota por 2 a 0 frente a Colombia en los Juegos Panamericanos de Toronto, en 2015. Las chicas venían de un oro en Chile, tras vencer al local en la final por 2-1 en los X Juegos Suramericanos del 2014. Y su máximo logro había sido quedar en el puesto 27 del ranking mundial.

Pasaron dos años, un mes y 12 días hasta que la AFA decidió reactivar la disciplina y con Carlos Borello como DT, se armó una pre selección y comenzaron los entrenamientos. Jugadoras del ámbito local y algunas que juegan en el extranjero se subieron al tren de la ilusión.

El 30 de agosto se jugó un amistoso con su par de Uruguay, en el país vecino. Ida y vuelta en el día, todas debieron ajustar sus agendas diarias a este viaje, muchas trabajan, estudian y a su vez entrenan en sus respectivos clubes. Pero esto poco importó a la hora de ir a representar a su país.

Ayer presentaron una carta abierta en la cual explican lo que está sucediendo y por qué han dejado de entrenar, además de declinar las citaciones para formar parte de la selección. No es un capricho, no es un pedido imposible, todo lo contrario. Son necesidades básicas de cualquier deportista que ejerza una alta competencia. Es irrisorio que desde AFA les hayan ofrecido $150 de viáticos, roza la falta de respeto.

Lamentablemente no es el único país que tiene estos problemas con respecto a sus seleccionados femeninos. En abril de este año, la selección femenina de la República de Irlanda también presentó una queja ante su federación, por las pésimas condiciones en las que deben desarrollar su tarea, alegando que han tenido que cambiarse en baños públicos de aeropuertos y que la paga que reciben es mínima.

Más acá en el tiempo está el ejemplo de la selección masculina de Dinamarca, quien se solidariza con la femenina y ofrece reducir a 500.000 coronas al año lo que ellos reciben por jugar, para que ese dinero se use para dárselo a ellas. “Las mujeres no pueden tener menos derechos que nosotros, por el simple hecho de ser mujeres”. Demuestran que, si se quiere, se puede.

Acá todo eso brilla por su ausencia, FIFA otorga un monto de dinero para que las federaciones de cada país lo destinen a cada categoría de fútbol y fomenten su crecimiento. Sabemos que para varios dirigentes el fútbol femenino “no vende”, por ende “no sirve”. Entramos en un círculo de desidia que se come día a día las voluntades de estas chicas que dejan todo para jugar el juego que tanto les gusta.

Ojalá aparte del apoyo de los hinchas y algunos periodistas, aparezca la difusión y el gesto solidario de los jugadores. Sería un paso aún más grande para ellas y para todos.

Extracto del informe de finanzas de FIFA publicado el 11 de mayo de 2017.

Similar Articles

Deja un comentario

Top