You are here
Home > Deportes en conjunto > ¡Leones dorados!

¡Leones dorados!

Por Alfredo Benavidez

En una clase de cómo se debe jugar una final, Argentina derrotó a Bélgica por 4 a 2 y se quedó con la medalla de oro en Río 2016. Los goles los marcaron Pedro Ibarra, Ignacio Ortiz, Agustín Mazzilli y Gonzalo Peillat, que sumó 11 anotaciones en el torneo. Es la primera vez que una selección de hockey sobre césped argentino gana una presea dorada.

El rugido se hace sentir en Deodoro y estremece a todo Río de Janeiro. El 18 de agosto de 2016 se escribió una nueva página dorada en el deporte argentino. Una epopeya más para un país que desde Londres 1948 no ganaba tres medallas de oro. Los Leones demostraron que a base de esfuerzo, perseverancia y convicción todo se puede. Hace unos años estaban a la sombra del seleccionado femenino, Las Leonas, quienes hasta el momento eran las únicas que habían conseguido una medalla olímpica en este deporte. Pero algo cambió. Atrás quedó el décimo puesto en los últimos Juegos o la amargura por no clasificar a Pekín 2008.

Si bien Los Leones habían alcanzado la medalla de bronce en el Mundial de La Haya 2014, en Río de Janeiro no eran los grandes candidatos a quedarse con el torneo. Delante de ellos estaban Australia, Holanda y Alemania, bicampeón olímpico. Justamente, con los últimos dos equipos Argentina compartiría grupo, además de India, Irlanda y Canadá. Los Leones debutaron con un empate 3 a 3 con los holandeses, posteriormente les ganaron a los norteamericanos por 3 a 1, perdieron 2 a 1 con India, igualaron 4 a 4 con Alemania en un partido increíble y cerraron el Grupo B con una ajustada victoria ante los irlandeses por 3 a 2. Consiguieron 8 puntos para pasar terceros a cuartos de final, donde los esperaba España. En un partido cerradísimo, que se definió con un penal sobre la hora, Argentina venció a los europeos por 2 a 1 y clasificó a semifinales, donde se cruzaría con los alemanes. Allí, Los Leones fueron una máquina que logró humillar a la selección teutona. Fue 5 a 2, con baile incluido, y pase a la gran final olímpica. De esta manera, Argentina se aseguraba una nueva medalla, que en el peor de los casos podía ser plateada.De este modo, el hockey masculino cosechaba su primera presea en la historia.

El rival a vencer para alcanzar la gloria olímpica era Bélgica. Los europeos habían terminado primeros en su grupo con 12 puntos, con destacadas victorias ante Australia y Gran Bretaña. Como si fuera poco, en semifinales habían dejado afuera a Holanda, último subcampeón en Londres 2012 y en el Mundial de La Haya 2014. La final no empezó bien para Argentina, ya que a los 2’ del primer cuarto, Tanguy Cosyns abría el marcador para los belgas. Pero los dirigidos por Carlos Retegui no se vieron afectados por el resultado adverso y siguieron buscando el arco rival. En consecuencia, a los 11’, tras una gran jugada en la salida de un córner corto, Pedro Ibarra puso el empate parcial. Pero el seleccionado nacional fue por más y cuando faltaba un minuto para el cierre del cuarto, Ignacio Ortiz remató cruzado, venciendo al arquero rival para poner el 2 a 1.

El segundo período tuvo un inicio inmejorable para Argentina, ya que a los 6’ Gonzalo Peillat extendía la diferencia en el marcador y anotaba su gol número once en el torneo. Ganando 3 a 1, Los Leones empezaron a manejar monopólicamente la pelota, defendiendo en 40 metros, sin darle respiro a Bélgica. A los 5’ del tercer cuarto, los europeos tuvieron una chance para acortar distancia en el resultado.  A partir de allí, los argentinos perdieron el control de la pelota, pero no sufrieron grande sobresaltos.  Sin embargo, cuando quedaban pocos segundos para finalizar el período, Gauthier Boccard creó una magnífica jugada que fue coronada con un verdadero golazo.

Quedaban 15 minutos para alcanzar la gloria. Los Leones se cuidaron y los belgas tomaron la iniciativa en el ataque. El resultado, 3 a 2, era escaso para relajarse. Los europeos tuvieron una serie de córners cortos pero la defensa argentina funcionó a la perfección como en todo el torneo. Lucas Rossi y  Juan Ignacio Gilardi despejaron todo lo que se cruzó en el área argentina. El técnico belga sacó al arquero y mandó a la cancha a un jugador de campo. Aprovechando una desatención en los rivales, Agustín Mazzilli cerró el partido 4 a 2. La euforia desbordó Deodoro. Los Leones hacían historia, se consagraban campeones en un Juego Olímpico. La chicharra sonó y salieron todos despedidos desde el banco de suplentes hacia el campo de juego. Hasta Matías Paredes, quien se perdió la final por una lesión, se desesperaba con sus muletas para abrazar a sus compañeros. Carlos “Chapa” Retegui, el padre de la criatura, tenía su revancha cuatro años después, tras conseguir la medalla de plata con Las Leonas en Londres 2012.

Mirá los goles del partido:

Este es el primer oro olímpico para un seleccionado argentino de hockey. Los Leones están en la cima del mundo y su cara de felicidad lo denotaba en el momento en el que subieron a recibir la medalla tan soñada. Hoy el himno nacional sonó más fuerte que nunca. Este equipo viajó a Río con un propósito y lo logró, cuando muchos descreían de su potencial deportivo. Seguramente, a partir de mañana, Argentina ocupe el primer lugar en el ranking mundial de la Federación Internacional de Hockey. Una vez finalizado el encuentro, Gonzalo Peillat dijo: “Entrenamos para ser campeones olímpicos”. Una nueva historia de superación, perseverancia y dedicación empapa al deporte argentino en Río 2016. Ya lo habían logrado Paula Pareto, Juan Martín del Potro, Cecilia Carranza y el eterno Santiago Lange. Hoy se sumaron Los Leones. Esto recién comienza.

¡Salud!

Asi formaron los campeones: Juan Manuel Vivaldi, Juan Ignacio Gilardi, Pedro Ibarra, Gonzalo Peillat, Ignacio Ortiz, Lucas Rossi, Manuel Brunet, Juan Martín López Facundo Callioni, Lucas Vila y Agustín Mazzilli.

Ingresaron: Juan Manuel Saladino, Luca Masso, Lucas Rey, Joaquín Menini e Isidoro Ibarra.

Director técnico: Carlos Retegui

Foto: CAH

@PistaOlimpica

@BenavidezAlfred

 

Similar Articles
Top