You are here
Home > Análisis y Opinión > Lange-Carranza y el premio al esfuerzo

Lange-Carranza y el premio al esfuerzo

En estos Juegos de Río 2016 escuchamos en reiteradas ocasiones una frase que comenzó siempre igual: «Histórica actuación de…». El resto se completó con el deportista o selección de turno que logró conseguir un resultado que quedará para la historia. Así fue como empezó el primer día de la competencia olímpica con la medalla dorada de Pareto, luego le siguieron las victorias o resultados importantes de las selecciones de vóley y hockey sobre césped masculino sobre potencias y campeones olímpicos, las grandes actuaciones de las debutantes en estos juegos como La Garra y Las Panteras, que consiguieron su primera victoria en la historia, el diploma de Melisa Gil en tiro, la gran performance en Golf de Emiliano Grillo o la final de Germán Chiaraviglio hace pocos días en Salto con Garrocha.

El martes no fue la excepción y se continuó completando esa frase, primero con los Leones que consiguieron una histórica clasificación a una final por la medalla dorada y luego con Santiago Lange y Cecilia Carranza logrando la primera presea dorada para el Yachting/Vela de nuestro país. Hasta el momento este deporte había conseguido 4 medallas plateadas y 5 de bronce, con Santiago Lange como figurita repetida consiguiendo 2 de esas últimas junto a Carlos Espínola en Clase Tornado.

En cuanto a la regata de ayer del Nacra 17, la Medal Race que definía las posiciones finales, la dupla argentina terminó sexta y con calculadora en mano haciendo cuentas que terminaron con un resultado feliz. En la clasificación final, la embarcación argentina sumó 77 puntos (arrancó la jornada final con 65) y aventajó por una unidad a Australia, mientras que Austria completó el podio. Con una mezcla de asombro, suspenso y felicidad se dieron un abrazo al que luego se sumaron los hijos de Lange y un país entero conmovido por este logro y en particular por la lección de vida del multiple medalllista argentino.

Para Santiago Lange estos fueron sus sextos Juegos Olímpicos, siendo Seul 1988 el primero en el que disputó una regata, y el tercero en donde gana una medalla, debutando en un podio en Atenas 2004 para luego repetir esa experiencia 4 años después en la misma clase (tornado) y con el mismo compañero (Espínola). Ahora vuelve a subirse a esos escalones privilegiados con una nueva compañera, Cecilia Carranza, en una nueva prueba, Nacra 17 mixto, y en un nuevo lugar, el primero, el más alto de todos.

En estos Juegos no sólo la Argentina con sus deportistas está dejando su huella en la tabla del medallero, muy bien posicionada por las dos doradas y al menos 2 plateadas, sino que también lo está haciendo en la memoria y en la vida de todos los que nos emocionamos con sus logros. Primero Pareto nos enseñó que luego de un mal resultado, como sucedió en Londres 2012, sólo queda seguir trabajando, seguir creyendo en sus habilidades y mejorar los errores para intentar de nuevo, para caer después y para volver a intentar hasta la victoria, como la que consiguió hace 10 días. Luego Del Potro nos enseñó que con voluntad y confianza se pueden salir de los peores momentos para terminar llorando, no de bronca sino de emoción ante los logros que se consiguen gracias a que siempre se siguió intentando. Hoy le tocó el turno a esta dupla argentina, particularmente a Santiago Lange, de enseñarnos que la vida es una lucha constante, que vale la pena hacer el esfuerzo, que aún en las peores tormentas, mientras estas en un barco yéndote contra las piedras, si se tiene coraje y fuerza para salir adelante, se puede avanzar y ver el sol. Lange con sus 54 años nunca bajó los brazos, pese a los momentos en donde parecía que se bajaban solos cuando le quitaron un pulmón por el cáncer que padeció, y del que se sigue recuperando, pero con el esfuerzo para vivir este presente no hizo más que levantarlos, como en la foto que recorre el mundo con la medalla colgada de su pecho.

Similar Articles

One thought on “Lange-Carranza y el premio al esfuerzo

Deja un comentario

Top