You are here
Home > Deportes individuales > Del Potro nos deja algo más que una medalla plateada

Del Potro nos deja algo más que una medalla plateada

Uno de los textos más emotivos dedicado a lo que genera el deporte es el «Poema al fútbol» de Quique Wolf. Se sabe que el fútbol es la pasión de buena parte de los 40 millones de argentinos y argentinas, sin dejar muy atrás al tenis que en los últimos 15 años volvió a tener un protagonismo importante de la mano de «La Legión». Pese a la atracción por el único deporte por el que salimos al obelisco a festejar victorias épicas en mundiales, sin dudas hoy, y durante esta semana, muchos habrán sentido las emociones que nos traslada ese texto viendo jugar a Del Potro.

Recordando esa poesía y viendo esta semana el nivel que mostró Del Potro, fue difícil no sentir dolor al acordarse las veces que abandonó partidos en estos últimos años por las molestias que terminaron en operaciones en su muñeca, cuantas veces se sintió placer al ver sus saques y derechas que cerraron muchos puntos, también fue difícil no experimentar el pánico al ver los break point/set point en contra y hasta nos contagió esas lágrimas al verlo tirado en el suelo del estadio central de Río luego de ganarle a Nadal y pasar a la final. Finalmente, lo último además del orgullo que sentimos hoy fue esa sensación de morir un poco viendo el punto que definió la medalla dorada para Murray.

Lo estrictamente informativo quedará en los diarios, y en los registros de estos Juegos Olímpicos, diciendo que Del Potro perdió la final con el escocés Andy Murray, número dos del mundo, por 7-5, 4-6, 6-2 y 7-5  en 4 horas de juego. El partido tuvo a un británico encontrando rápido una diferencia que terminó de eliminarse con la recuperación a tiempo de Del Potro, quien tuvo chances para tomar la ventaja y llevarse el primer set pero no pudo cerrarlo, como pasó en muchos partidos en los cuales luego pudo subirse de nuevo al tren de la victoria.

El segundo set empezó bien para el argentino, que consiguió el break que mantuvo hasta el final para llevarselo 6-4. Los dos siguientes ya tuvieron a un Del Potro agotadísimo, sin piernas para golpear bien parado, con muchos errores no forzados y con muy malas decisiones a la hora de definir puntos que le terminó regalando a Murray que no falló ninguna chance que le dio el tandilense.

Pese a las miradas al suelo con las manos en las rodillas, a los golpes que le daba a sus piernas para que reaccionen, a la búsqueda de aire y al fastidio por ver cómo tenía que ganar 4 o 5 veces un punto para sumar en el sistema de puntuación uno, el cuarto set tuvo a un Del Potro con muchas chances para llevarlo a un quinto. No pudo aprovechar esas ocasiones por errores propios y porque en frente tenía al número dos del mundo, que viene de ganar Wimbledon y 40 de los 46 partidos del año. Finalmente «Delpo» se terminó quedando con la medalla plateada y Murray de nuevo con la dorada, medalla que también ganó en Londres 2012.

Del Potro nos deja una medalla plateada, la número 25 en la historia de nuestro deporte en los Juegos Olímpicos modernos y la número 72 en el medallero sumando las doradas y de bronce. «La Torre de Tandil» también nos deja una enseñanza con este torneo que hizo, con esta final que disputó hasta el último golpe, que nada es imposible. Se puede responder que se le puede ganar al número uno del mundo cuando se conoce un sorteo adverso, también que la voluntad, la esperanza, la confianza en lo que uno es bueno haciendo pueden más que un revés anulado y una preparación física mediada por las lesiones, que pese a los palos en la rueda, que tuvo en sus muñecas que frenaron un camino que tenía como destino llegar al número uno del mundo, siempre hay una ruta para seguir andando y que siempre si se tiene voluntad de pasar la tormenta se puede ver y sentir el día soleado que le sigue. No tiene en su pecho la medalla dorada, pero sin dudas le sacó más brillo a su exitosa carrera y a la historia de nuestro deporte. 

Similar Articles

One thought on “Del Potro nos deja algo más que una medalla plateada

Deja una respuesta

Top