You are here
Home > Análisis y Opinión > ¡Gigante de oro!

¡Gigante de oro!

Por Antonela Tacchini

Paula, la «Peque», Pareto ganó la final de 48 kilos y se convirtió en la primera medallista argentina de esta delegación.

La judoka de San Fernando se consagró campeona olímpica tras ganarle, en un duro combate, a la coreana Bokyeong Jeong, quien había comenzando teniendo el control pero Pareto pudo más y se impuso por Waza-Ari a los 27 segundos.

Rápidamente el tatami del Arena Carioca 2 se vistió de celeste y blanco entre gritos y saltos de la Peque, quien logró superar aquella medalla de bronce conseguida en Beijing 2008 para subirse, ésta vez, a lo más alto del podio.

Con lágrimas de emoción, aseguró que la fe y el apoyo de su gente más cercana fueron las claves de este triunfo que la deja como la primera deportista argentina de la historia en ser campeona olímpica en disciplinas individuales. «No lo puedo creer, se dio algo soñado», dijo tras su rápido paso por la zona mixta mientras se abrazaba con su entrenadora y otros deportistas como Emmanuel Lucenti, su par masculino en este deporte. Su madre, preocupada por el golpe que Paula recibió en la boca durante la competencia y sus hermanos, emocionados y disfónicos en las inmediaciones del estadio, afirmaron que después de tantas horas de estudio, entrenamiento y organización, el oro tenía que ser de ella tras tanto mérito.

El camino a la final no fue nada fácil. La jornada había comenzado con dos victorias, por Ippon a la rusa Irina Dolgova y por Waza-Ari a la húngara Eva Csernoviczki. En la etapa previa tuvo que enfrentarse a la japonesa Ami Kondo, campeona mundial en 2014, luego de haberla derrotado, y ganadora del Masters 2016 de Guadalajara. Sin embargo, la experiencia y los entrenamientos que Paula llevó a cabo en Japón, para incorporar la técnica y filosofía del Judo, surgieron efecto y hoy es la primera médica y judoka argentina en traer una medalla olímpica de oro.

La ovación y el aliento de los argentinos, se hizo sentir por sobre los abucheos del público brasileño que intentaba opacar la localía argentina en este Centro de competición. «Se lo dedico a mi familia y a mi equipo de entrenamiento. Esto es la felicidad absoluta«, cerró Paula Pareto, en el mismo lugar donde hoy hizo historia, donde el esfuerzo de sus viajes desde San Fernando al mundo, con sus libros de medicina a cuestas, dio sus frutos y hoy, más que nunca, Argentina es de oro.

Al gran pueblo argentino, en este primer día, salud.

@PistaOlímpica

@AntoTacchini

Similar Articles
Top