You are here
Home > Basquet > #Entrevista Nocioni: «tenemos grandes expectativas»

#Entrevista Nocioni: «tenemos grandes expectativas»

Andrés Nocioni es tan intenso que contagia. Y convence con cada palabra porque no tiene problemas en aceptar que para los Juegos Olímpicos de Río no son los favoritos, de la misma manera que despierta ilusión cuando asegura que irán a competir con las ganas de siempre, sin darle la espalda a las expectativas que generan juntos en un mismo equipo los apellidos Nocioni, Scola, Ginóbili y Delfino.

A los 36 años sigue tan vigente como siempre. En el último año y medio con Real Madrid ganó seis títulos: Liga ACB 2015-16, Copa del Rey 2015-16, Euroliga 2015 y Copa Intercontinental 2015. Pero para el Chapu, estas cuestiones resultan menores cuando se trata de la selección, porque allí es donde más se siente pleno: «Siempre nos hemos sentido muy cómodos, cada vez que venimos a la selección, sin dudas que nos sentimos muy bien. Hemos tenido muchos triunfos y muchas derrotas. Todo nos sirvió para aprender. Esas cuestiones son las que nosotros sentimos que debemos dejarle a los chicos que van seguir en la selección».

-Cada Juego Olímpico tiene características diferentes, pero en tu caso llegan después de celebrar un nuevo título con Real Madrid. ¿Eso implica algo en tu preparación?

-La verdad es que no pienso mucho en eso. Llego como siempre y no me detengo en si tuve o no mucho descanso. Trato de pensar que tengo que aportar mi cuota en el equipo, me preparo físicamente para eso y me cuido en consecuencia. No le doy muchas vueltas a ese tema.

-De todas maneras, fue una temporada desgastante.

-Es verdad, no fue fácil la temporada con Real Madrid. Supimos reagruparnos y conseguir dos títulos importantes. Tengo que cambiar rápido el chip porque mi rol será diferente al que tuve durante los últimos 9 o 10 meses en Madrid.

Entiendo que tengo que adaptarme y ponerme bien físicamente. Siempre estoy al servicio de la selección.

-El equipo demostró en el Preolímpico muchas opciones, pero ahora, con Ginóbili y Delfino, ¿cuánto crece el equipo?

-La verdad es que tenemos grandes expectativas respecto a lo que es nuestro juego. Entendemos que podemos mejorar lo que hicimos en el Preolímpico de México a partir de la incorporación de jugadores muy importantes. Pero lo más trascendente es tratar de jugar nuestro mejor básquet en el torneo. No debemos pensar en un lugar o una posición, tenemos que ir a competir y a jugar. Día a día desarrollar nuestro juego y hacer nuestro mejor papel.

-A nivel personal, tener nuevamente a tu lado a Manu y también a Delfino, ¿qué representa?

-Sin duda que es especial. Más allá de Manu y Carlos, también estar con Scola es muy lindo, porque no nos vemos todo el tiempo con Luis. Ir a los Juegos con compañeros de mil batallas es un orgullo muy grande. Estar con ellos dentro del equipo es genial. Esta situación revive muchos recuerdos, muchas charlas. Hay una gran amistad entre todos. El reencuentro es una manera de poder acordarnos de viejos momentos y darnos cuenta de que todavía seguimos vigentes, por lo menos por un año más.

-Tanto Manu y Delfino, ¿cómo pueden potenciar al equipo?

-Es muchísimo lo que nos puede dar Manu. Es el mejor de la historia del básquetbol de la Argentina y creo que con eso es suficiente. Cambia en mucho que esté Manu. Nos da un toque de calidad y algo diferente dentro del equipo. Es un salto de calidad. Lo estoy viendo muy bien, con muchas ganas de trabajar. Realmente es muy importante tenerlo. Estoy muy feliz con que sea parte de este proceso. Y a Carlitos hay que ir evaluándolo dentro de la cancha y ver cómo se siente él. Su talento y su calidad están fuera de dudas. Lo que pasa es que hay que ver cómo está él y cómo se va sintiendo en el campo.

-¿Este equipo tiene el punto exacto entre la cuota de experiencia y juventud?

-Pienso que estamos bien. Me parece una buena combinación. Nosotros podemos aportar experiencia que quizás a algunos de los chicos les falta a nivel internacional y me parece que ahí está el punto. Algunos de los muchachos todavía tienen poco de ese roce, donde el físico tiene mucho que ver. Hay equipos muy poderosos en el mundo, en especial en Europa, y a los que nosotros tenemos que tratar de equilibrar. Tenemos que luchar porque esta vez no vamos como candidatos y somos un equipo más del torneo. Nos tenemos que ganar día a día nuestro respeto.

-¿Cuál es la evaluación que hacés del grupo que les tocó en Río?

-Sinceramente, es muy duro, con Nigeria, Lituania, Croacia, Brasil y España. La zona será dificilísima y es complicado poder saber cómo nos puede ir. No digo que no podemos clasificarnos, pero sabemos que no es sencillo hacerlo. Vamos a tener que estar en nuestro mejor nivel y capacidad para afrontar ese desafío. Para clasificarnos a los cuartos de final vamos a tener que jugar a un alto nivel. Nos tocaron equipos europeos muy duros y lo interesante e importante será tratar de jugar como nosotros sabemos. La clave es llegar a ese momento en el mejor nivel basquetbolístico que tengamos.

-¿Cómo se maneja esto de la ansiedad y las expectativas que generan todos ustedes juntos?

-Bueno, me parece que la gente siempre está ansiosa y le exige al equipo cosas importantes. Eso lo tenemos claro desde siempre y lo asumimos. Pero acá la clave es no pensar en qué podemos hacer, sino en cómo debemos hacerlo y a medida que transcurra el torneo nos iremos dando cuenta para qué está el equipo y hasta dónde podemos llegar.

-Teniendo en cuenta cómo está el repechaje, ¿cuánto se valora la clasificación directa en México?

-Fue muy importante. Antes de lograr la clasificación, sabíamos que el repechaje iba a ser una carnicería, porque son equipos de altísimo nivel. Si no nos clasificábamos de manera directa no hubiéramos tenido tiempo de prepararnos como corresponde para los Juegos. Le damos un valor altísimo.

-En tu caso, con 36 años, ¿qué implica a esta edad poder jugar nuevamente un Juego Olímpico?

-Yo creo que puede ser uno de los últimos con la selección. Uno toma todos siempre de una forma diferente. Poder estar en los Juegos a los 36 años me llena de orgullo. Trataré de disfrutarlo, competir, jugar lo que mejor pueda y ya está. Siempre fui un privilegiado, porque recursos basquetbolísticos no sé si tengo tantos, pero sí tengo cosas diferentes a otros jugadores que me ayudaron a perdurar en el primer nivel de competencia. Estoy orgulloso por todo lo que pude hacer, porque he salido de Gálvez, de una ciudad chiquitita, donde siempre se vivió intensamente el básquetbol. Nunca pensé que iba a poder recorrer el mundo como lo hice con este deporte.

-Después de lo que vivieron en el Mundial de 2014, ¿Pensabas en otro Juego Olímpico?

-La verdad que no. En el Mundial nos quedamos con una sensación fea, como si no hubiéramos podido cumplir con el objetivo, entendiendo que podíamos haber estado más arriba. El equipo no jugó bien y no estuvo a la altura del torneo. Entonces, no tenía la sensación de poder volver a competir en un Juego Olímpico. Los chicos dieron el paso adelante que estábamos pidiendo el año pasado y eso nos hizo tener un gran nivel en México. El premio de poder estar en un Juego es enorme.

En Las Vegas, la selección espera poder encontrar su mejor versión

El seleccionado argentino continuará trabajando en el Cenard hasta este lunes, cuando mantendrá el último contacto con la prensa. Después, viajará a Las Vegas, en donde realizará un trabajo más intenso y disputará tres encuentros muy importantes de cara a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. «Será una muy buena preparación porque nos va a hacer mejorar. El roce será muy diferente al que hay en Europa», dijo Andrés Nocioni. El equipo que dirige Sergio Hernández iniciará su excursión en los Estados Unidos con un duelo ante Nigeria, el lunes 18, a las 12 (hora argentina), en el Thomas & Mack Center. Al día siguiente, a las 15, se enfrentará con Brasil, que dirige Rubén Magnano, en el COX Pavilion y cerrará su gira en Las Vegas, ante el Dream Team, el viernes 22 (con horario por definir), en el T-Mobile Arena.

Canchallena

Similar Articles

Deja un comentario

Top